Comunidad de diseñadores puertorriqueños

Los grafitis de Lisboa

Untitled 3

Las paredes del Bairro Alto lisboeta esconden muchos años de historia, esconden memoria, y también esconden arte, mucho arte. Para entender el mundo del grafiti lisboeta lo mejor es hacerlo a conciencia, dedicar horas a contemplar las paredes con la saña del perito, apuntar nombres, descifrar firmas, interpretar mensajes, atar cabos, ver más allá de la pintura, más allá del ladrillo. Hay una hermosa escena artística en las calles de toda esta ciudad, y no sólo en Bairro Alto: se extiende hasta los adoquines dislocados de Alfama, incluso pasadas las estilosas tiendas de Avenida da Liberdade y los espacios vacíos de Marqués do Pombal.

Para aprender a leer entre líneas en este panorama artístico podemos, también, acudir a alguno de los itinerarios que realiza la conductora cultural, terapeuta artística y guía urbana Helma Geerlings. Esta joven holandesa ofrece un mágico recorrido por los numerosos murales que aparecen y desaparecen (al rebufo de los constantes blanqueos que autoridades y propietarios realizan para luchar contra este tipo de arte urbano) en las calles, callejones y travesías más insospechados. Durante el verano de 2012, Helma comenzó a llevar de paseo a sus amigos para mostrarles los grafitis que más le llamaban la atención. Pronto se dio cuenta de que podía organizar algo más serio y elaborado para turistas y locales, lo que acabó convirtiéndose en el recorrido de poco más de dos horas con que muestra el estado actual de un arte que llegó a Lisboa a finales de los 90.

Leave a Reply