Comunidad de diseñadores puertorriqueños

La tortura de todo diseñador

Untitled 1

 

Los diseñadores actualmente se enfrentan a varios tipos de cliente, entre ellos están los que respetan su trabajo, tomándolo en consideración y valorando su esfuerzo. Mientras que por otro lado están los que quieren tomar ventaja en la negociación, como nos presenta Juan Carlos García Pérez, con los cuales él a trabajado como diseñador. En el artículo de dicho diseñador nos presenta a estos tipos de clientes como unos títeres los cuales intentan controlar a su antojo y conveniencia a los diseñadores con los que trabajan. Esto se puede observar a la hora de un diseñador presentar el presupuesto económico dado para el trabajo que realizará, donde el cliente en la mayoría de las ocaciones pide un descuento. Pero Juan nos informa que tanto el cliente como el diseñador son los culpables; él primero por no apreciar el tiempo y calidad del trabajo; y el último porque como según esta en su artículo “…no acaban de entender el significado de las palabras ‘profesional’, ‘dignidad’ y ‘ética’ y se han encargado de degradar y prostituir la profesión.” Otro de estos famosos problemas es a la hora del cliente rellenar una encuesta para propósito de realizar un briefing, donde el cliente muchas veces se niega afirmando que esto es parte del trabajo del diseñador. Es aquí donde comienzan para muchos los dolores de cabeza, porque una vez terminado milagrosamente este paso, llega la presentación de todas las propuestas al cliente, donde como Juan dice: ”…en ese momento surge su diseñador interior y comienza a desbaratar…” todas las propuestas presentadas. De modo que el diseñador tiene que realizar esas modificaciones a su trabajo para así, llegar a la etapa culminante pero no menos importante, la cual es cobrar por su trabajo. Donde llegada ya la fecha del pago estipulado entre cliente y diseñador, usualmente surge alguna que otras dificultades por parte del cliente, ya sea que es imposible de localizarlo o pagar el dinero y suelta una extensa cantidad de excusa. Por esto y por muchas razones más Juan termina su artículo recalcando en que los futuros diseñadores: “…deben demostrarle a los clientes que son auténticos profesionales y no títeres que bailan al ritmo de las cuerdas que ellos mueven.”. Esto quiere decir que todos los diseñadores deben de empezar a darse a respetar, no solo en su carrera como profesional, pero también como personas, hay que recordar que la dignidad y ética vale mucho.

Para saber más consejos del diseñador Juan Carlos García Pérez entre ¡aquí!

Imagen de arte urbano (graffiti) fue realizada por Mr Pligrim.

Leave a Reply