Comunidad de diseñadores puertorriqueños

El testamento y las redes sociales

Untitled 13

En una época en que las redes sociales concentran nuestra vida social y en las que manifestamos nuestros sentimientos más íntimos… no está de mas incluir en nuestras últimas voluntades las claves de acceso a Facebook y Twitter facilitando a nuestros herederos el acceso a nuestras cuentas y gestionar nuestro legado social.

Cuando a los 15 años de edad Eric Rash se suicidó, en 2011, su familia y amigos querían saber por qué.

Tratando de encontrar respuestas, acudieron a la página de Facebook de Eric, pero tras intentar sin éxito adivinar su contraseña, apelaron al gigante de las redes sociales para que les otorgara acceso.

Facebook se negó.

Darle acceso no autorizado a alguien que no sea el titular de la cuenta, la empresa dijo, va en contra su política de privacidad.

Los Rash, que viven en Virginia, trataron de imponer su voluntad en los tribunales, pero pronto se dieron cuenta de que no había ninguna legislación que cubriera la gestión de “activos digitales”.

La trágica batalla de la familia es sólo uno de muchos ejemplos que demuestran que en internet estamos tremendamente mal preparados para lidiar con la muerte.

En los dos años desde el caso de la familia Rash -que llevó a la introducción de una propuesta para una ley federal relativa a los datos de los menores de edad- pocos países han emitido claras directrices sobre los derechos de las familias a acceder a los datos de sus difuntos.

Y a pesar de que cada vez ponemos más de nuestras vidas en la nube, pocos de nosotros nos estamos preparando para nuestra vida digital de ultratumba.

hacer clik aquí para ver el post original

Leave a Reply